martes, enero 18, 2011

Mi regalo de reyes

Bueno, ayer por fin me llegó mi regalo de Reyes: un lector de libros electrónicos, el Kindle 3G.

Me he hecho el propósito de leer más, de ahí el dispendio en lo que no sólo es mi regalo de Reyes sino que será también de cumpleaños ;-). Hace años leía mucho pero he ido descuidando esta buena costumbre, sobre todo el capítulo de la ficción, el año pasado casi he leído más libros de contenido histórico que de entretenimiento. Así pues, mi propósito es leer más a costa de dedicar menos tiempo de ocio a películas y ordenador. Y a ver si el cambio de hábitos contribuye a que me ponga a planchar la oreja antes, que el madrugón se hace horrible cuando te acuestas tan tarde.

Además quiero mejorar mi mal inglés dedicando parte de mi tiempo de lectura a libros en este maldito idioma, de gente que no conoce las ventajas de tener sólo cinco sonidos vocálicos y que todo se pronuncie como se escribe ;-). Llevar a cabo este propósito con libro "físicos" es a veces un latazo por el diccionario o el tener que manejar dos libros voluminosos (sí, una alternativa al diccionario es tener también el libro en español). Sin olvidar que es también un inconveniente tener que comprar libros en inglés por Internet y esperar a que te lleguen, sin tener además la certeza hasta leer unas páginas si tu bajo nivel del idioma te va a permitir disfrutarlos mínimamente.

Con todo he de decir que esta Navidad he leído en inglés como experiencia pre-kindle partes de libros de las series de Harry Potter y de las Crónicas de Narnia en papel y aunque engorrosa, la experiencia ha sido positiva (aunque menos que en español, he disfrutado de la lectura). ¿Por qué he escogido estos libros, aparte de por ser fáciles de conseguir en Amazon UK sin gastos de envío a un precio razonable?
  1. Porque me encantan, enganchan, tienen puntos de ingenio divertido. Fundamental si tienes que releer varias veces y reforzar escuchando además el audiolibro: ni se te ocurra con un libro que sea un tostón aunque sea una joya de la literatura (por otro lado, Harry Potter y Las Crónicas de Narnia son de lo mejorcito de la literatura infantil, ya puestos a dedicar tiempo a un texto, que sea con algo de calidad).
  2. Porque ya los tenía en español y además me son más que familiares: los he leído más de una vez en español y visto las películas. Es muy interesante leer el mismo capítulo en inglés y en español, se aprende mucho y me admira lo buenas que son las traducciones. Así mismo leer en inglés (y luego tratar de escuchar) es mucho más asequible con un libro que ya habías leído: es frustrante leer un libro en inglés y que te cueste seguir el hilo, pero si ya lo conoces pierdes menos el tiempo buscando palabras de uso poco frecuente porque la idea la tienes.
  3. Porque los libros escritos originariamente para niños no suelen tener vocabulario rebuscado. El uso continuo del diccionario arruina cualquier lectura.
  4. Porque son los libros que me encantaría que leyeran mi hijo y los hijos de mis amigos, por lo que es una compra que voy a "amortizar". Uno que fue educado en la austeridad castellana siempre piensa antes de comprar algo en el uso que lo va a dar y si lo va a sacar rendimiento; cuando el ejemplar que has comprado lo leen otras personas están restando ese saldo a amortizar ;-)
Lástima que con el libro electrónico la satisfacción de "amortizar" libros prestándolos se va a perder bastante (la posibilidad de préstamo del Kindle o B&N, que viene limitado por el editor de libro, es bastante pobre). Son inconvenientes del libro electrónico cortesía del DRM. Y hablando del DRM y de los abusos de la mal llamada "propiedad intelectual", por más que admire lo bien que lo hace Amazon, es un poco triste ver a una empresa que ha nacido y se ha hecho grande vendiendo libros los trate como si fueran software y no algo con un componente tangible, hablando de "licenciar" el derecho a leer el libro frente al histórico derecho a ser poseedor "físico" del ejemplar que se ha comprado, que se puede prestar, vender o incluso legar.

¿Y que valoración hago de mi nuevo Kindle? pues que estoy muy contento con la compra: realmente la tinta electrónica no tiene nada que ver con ninguna pantalla de ordenador y aunque la primera impresión es que el libro es muy pequeño, resulta muy cómodo de leer (sí, sí, más que leer un libro físico, quien no se lo crea que pruebe a leer tumbado de costado el último volumen de Harry Potter o el Señor de los Anillos y compare la experiencia :-) ).

Evaluando su idoneidad para aprender leyendo en inglés, tiene como ventaja el diccionario y la opción de conversión de texto a voz (eso sí, deben mejorar el software, suena demasiado a lata en comparación con el software libre que hay para Linux o el servicio que incluye MacOSX). Hay muchos libros en Internet (sí, hay copias "no autorizadas", pero también dominio público) y a la hora de comprar aparte de poder leerlos nada más comprarlos sin esperar que te lleguen, tienes la opción de leer unas páginas y evaluar si con tu nivel de inglés lo vas a disfrutar o no antes de pasar por caja.

Un análisis más detallado y por qué me he decidido por el Kindle, para otro día ;-).

1 comentario:

José Angel de dijo...

A ver si también te animas a escribir más pecador de la pradera.

Por cierto, si quieres te regalo un libro de Harry Potter que tengo en inglés, lo tengo dos veces (mejor no preguntes). Eso sí es en papel.